En el primer piso de la Cabaña Fischer contamos con un espacio exclusivo para nuestros clientes.

Un chocolate caliente, una cerveza bien helada o simplemente poder disfrutar las fotos de las primeras experiencias de nuestros hijos sobre la nieve, son las excusas perfectas para relajarse antes y después de un día de esqui.

img-chillout